lunes, diciembre 11, 2006

Chin-pum

No todos los bigotes molan. No, no. Algunos no los echaré de menos cuando desaparezcan. Los bigotes arrogantes, los bigotes que no respetan las normas, los bigotes que se creen con la verdad absoluta, los bigotes que no permiten que la gente se equivoque, los bigotes que no aceptan el diálogo, los bigotes sordos... Esos bigotes no los quiero.

Existe en España una tradición muy extraña. Respetar a los difuntos, a pesar de que éstos hayan sido unos grandes canallas. Pues no. No me da la gana. Pinochet se saltó a la torera la decisión de los chilenos, aunque pudieran haber elegido un gobierno equivocado. La infinita prepotencia del militar le impidió dejar que el propio pueblo chileno aprendiera de su presunto error. Y mató, aterrorizó, exterminó y provocó el exilio. Al final, se zafó de la justicia. Pero por suerte, no sólo los buenos mueren.

Un bigote menos, a veces, es un bigote más.

Hasta nunca.

Etiquetas:

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Qué le dice Geppetto a Pinochet???
- Venga! a dormir,k ya te he preparado el pijama de madera!!...

....MYFRIEND.....

2:03 a. m.  
Blogger Mustard said...

Me gusssssta!!!

9:10 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo me sé de uno que por aquí que hizo exactamente lo mismo(me refiero a lo de aterrorizar,atemorizar y saltarse a la torera la opinión de todo un pueblo)Yo no recuerdo ninguna imagen del susodicho con bigote,pero se merecería muchísimo ser bigote con deshonor...

11:55 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home